Emergencia en el Mediterráneo.

martes, 10 de febrero de 2009

EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA HUMANITARIA LUIS VALTUEÑA. XII EDICIÓN.

El premio internacional de fotografía humanitaria Luis Valtueña es, amén de otras cosas, un encuentro anual para recordar a unos compañeros muertos, asesinados, cuando realizaban su trabajo como cooperantes en acción humanitaria en Ruanda (1977) y Bosnia (1995). La exposición toma su nombre del fotógrafo profesional Luis Valtueña y rinde tributo también a Flors Sirera, Manuel Madrazo y Mercedes Navarro.

Ya son doce encuentros, doce ocasiones en las que nos hemos reunido para recordar a nuestros compañeros, pero también para recordar lo que ellos trataban de cambiar con su trabajo, un mundo de dolor, injusticia y enfermedad.

A pesar de que nada de lo escrito hasta ahora puede calificarse de alegre, ni siquiera de esperanzador (las cosas no parece que vayan mejorando ni en el mundo ni en nuestro entorno más inmediato), hay algo que cada año me fascina al contemplar la colección de imágenes reunidas en la exposición: su innegable belleza, su capacidad para transmitir en un impacto de segundo tomado del tiempo, una vasta realidad.

Podría poner muchos ejemplos, pero escogeré una de las fotos, el niño que oculta parte de su cara con la mano, una mano que dice mucho más que todo un texto escrito sobre la explotación infantil, sobre la miseria en África, sobre la injusticia y la falta de oportunidades…

Y es que la fotografía es una rama del arte muy especial, y más para nosotros, para quienes queremos dar voz a los que habitualmente nadie oye, dar imagen a los invisibles. La fotografía es una ventana abierta a un mundo que nos es ajeno. A través de ella, se nos permite mirar de frente la realidad y, en consecuencia, clamar para que ésta cambie, luchar para ayudar a quienes han caído en la parte exterior del marco.

Lo único que se me ocurre es desear que esa ventana no sólo permita que los de aquí nos asomemos a la otra realidad, sino que dé esperanza a los de allí para acercarse a otro posible lado de la ventana, el de los derechos humanos.
Pilar García Rotellar, Secretaria de Médicos del Mundo España y de Médicos del Mundo Aragón.