Emergencia en el Mediterráneo.

viernes, 27 de abril de 2012

Médicos del Mundo rechaza la reforma que deja sin atención sanitaria a las personas inmigrantes sin permiso de residencia


Médicos del Mundo rechaza el Decreto Ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud que  modifica la Ley de Extranjería, la Ley 16/2003 de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud y la ley 16/2003 sobre reconocimiento y control de la condición de asegurado entre otras. Dicha reforma, publicada  en el BOE del 24 de abril, deja a las personas inmigrantes en situación irregular sin acceso al sistema sanitario público. Médicos del Mundo considera que la medida es injusta, en contra de lo afirmado no va a suponer un ahorro de costes al incrementar el uso de los servicios de urgencias y es contraria a una política de salud pública. La ONG hace un llamamiento al personal sanitario para que solicite al Gobierno que retire la medida.


Según el proyecto publicado en el BOE del 24 de abril, la atención a las personas  extranjeras “no registradas ni autorizadas como residentes en España” quedará reducida a la asistencia sanitaria de urgencias “hasta el alta” y “asistencia al embarazo, parto y postparto” y los y las menores de 18 años que “recibirán asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles”.


“Si se materializa en el trámite parlamentario y el 31 de agosto se anulan las tarjetas sanitarias, el decreto-ley significará el fin del principio de universalidad de nuestro sistema nacional de salud. La limitación implicará que las personas que se encuentren en situación irregular solo podrán acceder a las urgencias, maternidad y  cuidados de menores”, explica Álvaro González, presidente de Médicos del Mundo.


Médicos del Mundo, que atendió a más de 19.000 personas inmigrantes el año pasado, rechaza los argumentos esgrimidos por el Ministerio de Sanidad y la justificación para frenar el ‘turismo sanitario’.  La ONG considera que el decreto publicado hoy supone un grave retroceso en términos de derechos sociales y, especialmente, en el derecho a la salud.


Las personas inmigrantes no vienen a España para servirse de los sistemas de cobertura socio-sanitaria. Según el segundo informe del Observatorio europeo elaborado por Médicos del Mundo entre inmigrantes sin permiso de residencia en 2009, sólo el 4% de los encuestados citó razones de salud cuando se les preguntó por los motivos que les habían llevado a emigrar a España. “Es rotundamente falso que la sanidad genere un efecto llamada”, afirma el presidente de Médicos del Mundo.


“Obstaculizar el acceso a la salud de las personas inmigrantes perjudica a los propósitos generales de salud pública. El acceso a la atención primaria y a los programas de prevención – añade Álvaro González - reduce la morbilidad y, para ciertas patologías, la prevención y el diagnóstico temprano son más eficientes y tienen menos coste que los tratamientos curativos”.


Médicos del Mundo recuerda que las personas inmigrantes utilizan menos los servicios sanitarios que la población española como ponen de manifiesto numerosos estudios e informes. Uno de los estudios más exhaustivos fue el elaborado por médicos de Atención Primaria de Zaragoza. En él se analizaron más de 5 millones de visitas de una población de 473.523 personas (el 11,17% inmigrantes). Según este análisis, los inmigrantes adultos fuero 4,2 veces al médico por las 6,7 de los españoles. En el caso de los y las menores inmigrantes acudieron en 5,5 ocasiones frente a las 7,3 visitas de los niños y niñas autóctonos.


Llamamiento al personal de salud


El acceso a la salud sin discriminación para todas las personas es un derecho humano reconocido en los principales instrumentos legales y normas internacionales. Desde el Juramento Hipocrático hasta la adopción en 1948 de la Declaración de Ginebra de la Asociación Médica Mundial (AMM), la profesión médica ha expresado en forma de código deontológico su compromiso con la misión de proteger la salud sin ningún tipo de discriminación.


La Declaración de Lisboa de la AMM sobre los Derechos del Paciente recoge: "Cuando la legislación, una medida del gobierno, o cualquier otra administración o institución niega estos derechos al paciente, el personal médico debe buscar los medios apropiados para asegurarlos y restablecerlos".


En esta línea, Médicos del Mundo hace un llamamiento al personal de salud (sanitario y administrativo)  para que soliciten a las autoridades que permitan proporcionar el acceso a la salud de las personas más vulnerables de nuestra sociedad, especialmente del colectivo de inmigrantes sin permiso de residencia. “El personal de salud pueden hacer entender a la ciudadanía y, desde luego, a nuestros gobernantes, que curar es mucho más que una obligación, que es un derecho y que debemos poder ejercerlo sin restricciones”, concluye Álvaro González.