Emergencia en el Mediterráneo.

jueves, 26 de septiembre de 2013

La prostitución en Zaragoza



La prostitución es una realidad casi silenciada que, en la mayoría de las ocasiones,está potenciada por la mezcla entre necesidad y pobreza. Por este "cóktel",  muchas mujeres se ven en la obligación de tener que ejercerla sin poder elegir. 
Este estudio de nuestra compañera Erika Chueca pretende ser un referente para la visibilidad de estas mujeres en Zaragoza. Con él se confirma que nuestra sociedad no reconoce todavía la materialidad de esta grave situación y por ello, Médicos del Mundo Aragón ha querido contribuir con un pequeño "granito de arena" para concienciar a la sociedad. Circunstancias que obligan, en muchas ocasiones, a que una mujer viva con la denigración para toda la vida. 


Estudio- diagnóstico sobre el fenómeno de la prostitución en Zaragoza
Perfil socio-demográfico de la mujer que ejerce prostitución

Erika Chueca Larraga

El fenómeno de la prostitución es complejo y aunque existe mucha literatura científica a nivel internacional, se han realizado pocos estudios científicos a nivel nacional y aún menos a nivel autonómico. La falta de información científica sobre el fenómeno de la prostitución se  debe tanto a la invisibilidad de quienes la ejercen, como a su inaccesibilidad y desconfianza hacia preguntas “incómodas” de profesionales que no son de su confianza.
El estudio-diagnóstico que he realizado no se hubiera podido llevar a cabo si no fuera por la posición privilegiada en la que me encuentro como trabajadora social de Médicos del Mundo y los cuatro años que llevo, además de coordinando el proyecto, interviniendo mensualmente en un total de 25 clubes y pisos de la ciudad de Zaragoza y provincia.
El estudio-diagnóstico no parte de ninguna hipótesis en concreto, sino que pretende reflejar el fenómeno de la prostitución femenina en este momento concreto en la ciudad de Zaragoza. Además trata de responder o visibilizar tanto cuestiones relativas al ejercicio de la prostitución como las percepciones que las mujeres que la ejercen, tienen de ellas mismas, de los clientes, de la sociedad y de la legislación vigente sobre la prostitución.
Finalmente, pretende además de acercarse a una realidad social invisibilizada frecuentemente por las políticas sociales gubernamentales y por la sociedad en general, aportar propuestas de intervención social desde la perspectiva del trabajo social.
No existen a día de hoy,  como ya he dicho, estudios que clarifiquen el número de personas que ejercen la prostitución en Zaragoza ni en España, encontrándonos con una horquilla de 45.000 a 300.000 personas en España y unas 1.400 en Zaragoza cuidad.  Tampoco existen estudios sobre el perfil del cliente ni el consumo de prostitución en España, sin embargo nos encontramos con datos clarificadores, como los obtenidos en el año 2011, a través de un estudio llevado a cabo por la ONU que decía que un 39% de los hombres españoles alguna vez en su vida había recurrido a dichos servicios. A España le seguían Suiza (19%), Austria (15%), Países Bajos (14%) y Suecia (13%). A nivel internacional, este ranking estaba encabezado por Tailandia (73%), seguida de Puerto Rico (61%)[1].

Los principales resultados obtenidos en el estudio-diagnóstico fueron los siguientes:
- El perfil medio de la persona que ejerce la prostitución en Zaragoza es el de mujer de 33 años, extranjera, en situación administrativa regular, con cargas familiares (hijos/as) y  con familia económico-dependiente. 
- La principal causa para el ejercicio de la prostitución, es la pobreza y los procesos migratorios. Un 90.9% de las mujeres que ejercen la prostitución en Zaragoza no la habían ejercido en sus países de origen y fue la búsqueda de un futuro mejor (proceso migratorio) y la falta de posibilidades reales de acceder a un puesto de trabajo (situación de irregularidad, falta de preparación, crisis económica…) lo que las llevó a iniciarse en el ejercicio de la prostitución.
- Un 45% de las mujeres comenzó a ejercer la prostitución por la falta de otros trabajos o por la pérdida del que ya tenían. Gran número de las mujeres que ejercen hoy en Zaragoza, han partido de situaciones de pobreza estructural donde se hacen visibles todos los efectos socioeconómicos y políticos del neoliberalismo:
             - Falta de recursos económicos, sociales, sanitarios, laborales.
             - Violencia social y violencia política, conflictos armados, desplazamientos forzosos.
             - Cambios de sistemas políticos.
- La media de ingresos mensuales que obtienen, oscila entre los 611 euros que ganan las mujeres que ejercen en calle y los más de 1.500 euros de las mujeres que ejercen en pisos.  Un estudio llevado a cabo en el País Vasco en 2007 confirmaba ganancias que oscilaban entre 1.200 euros de las mujeres de la calle y 2.400 euros de mujeres de club o piso.  La crisis económica puede ser un factor que ha afectado claramente al nivel de ingresos de las mujeres.
- La media de clientes por día varía considerablemente de ejercer la prostitución en calle a hacerlo en  piso; el 80% de las mujeres que ejercen en pisos atiende a una media de entre 3 y 5 clientes diarios y sólo un 10% dice no atender a clientes diariamente; un 33% de las mujeres de la calle no atienden a clientes diariamente y sólo un 22% atiende de 3 a 5 clientes diarios.
- El precio por una relación sexual completa oscila  entre los 50 euros que cobra el 100% de las mujeres que ejercen en un piso a menos de 20 euros que cobran el 59% de las mujeres guineanas.  David Baringo y Rafael Insausti en su libro “Nadie va de Putas” (2006) hablaban de una horquilla de 50 a 70 euros por completo en los clubes de carretera.
- Finalmente, un 84% de las mujeres afirma que su familia desconoce que ejerce la prostitución y un 65% dice que su familia depende económicamente de ella.  Muchas mujeres dicen sospechar que sus familias lo saben o imaginan pero que prefieren no reconocerlo abiertamente.
Estado emocional, percepción de la sociedad, cliente, compañeras y políticas sociales
El 68.2% de las mujeres que ejercen la prostitución en Zaragoza ha sufrido algún tipo de violencia por parte de clientes. Un desmoralizante 98% piensa que no hay políticas sociales dirigidas a ellas; este dato  identifica lo invisibilizadas que se sienten.
Su estado emocional es generalmente malo, el 57% las mujeres dicen sentirse mal o regular. El 93.9% confirma tener problemas de insomnio, ansiedad, lloros… Un 65% dice haber pensado acudir a algún profesional o recurso especializado. Este alto porcentaje de quienes han pensado en acudir no significa  que acudan, sino que lo han valorado o pensado. Finalmente, un 97% de ellas dejaría la prostitución si encontrase un trabajo en el que obtuviera los mismos ingresos y el 81.8% no son partidarias de la legalización de la prostitución.



[1]  APRAMP, Informe sobre Prostitución y Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual, Editado por Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad con datos del Consejo de Europa y Naciones Unidas.  Año 2011

No hay comentarios: