Emergencia en el Mediterráneo.

miércoles, 20 de julio de 2016

Amadou Dijiby Dia, senegales y logista en Senegal.

Cuando leemos la narración de Amadou se trasluce la satisfacción por el trabajo realizado y su orgullo por la implización de la propia gente en Senegal...

Muchas gracias por tu trabajo y por compartirlo.

 

Me llamo Amadou Dijiby Dia, soy senegalés, tengo 40 años y soy voluntario de MdM Aragón. Quiero contaros mi experiencia de trabajo en el terreno como logista en Sebikotane (Senegal.)

He colaborado en los proyecto de “Mejora del derecho a la salud", enfocado especialmente a la salud sexual y reproductiva de las y los jóvenes y a la reducción de la violencia. Proyectos desarrollados conjuntamente por MdM Aragón y la Asociación de Nativos de Sebikotane en España. 

 



Ante el arranque del primer proyecto tuve mucho miedo porque asumía la responsabilidad por primera vez. A pesar de que se había hecho una gran trabajo previo entre ambas organizaciones tanto aquí como allí, pasé noches sin dormir y muchos nervios que se acabaron el primer día de trabajo en el terreno con la gente de Sebikotane: el jefe del puesto de salud, la jefa de la maternidad, la jefa del Distrito de Diamniadio, las jefas de barrio, los representantes de diferentes asociaciones, el ayuntamiento y los representantes de nuestra asociación allí.

Aprendí que las reuniones con cada responsable necesitaban unos protocolos diferentes y a organizar las reuniones y, gracias al apoyo de los técnicos de Médicos del Mundo, a debatir sobre los temas y programas del Ministerio.

Durante la fase de formación descubrí el rol que juegan las “Tías de Barrio”, mujeres valientes que de forma voluntaria ayudan a la comunidad en temas de salud (campañas de vacunación y actividades de sensibilización). Las “tías de barrio” y las “relais” son mujeres que de forma voluntaria trabajan por su comunidad sin sueldo, personas respetadas elegidas en cada barrio.

Las obras de reparación de la maternidad las realizaron personas de la comunidad que trabajaron de forma voluntaria, sin remuneración. Las médicas que participaron en la identificación de las necesidades de formación y medicamentos eran voluntarias de Médicos del Mundo Aragón. 

Cada día era diferente del anterior y se aprendían muchas cosas cada día.

Durante el desarrollo del segundo proyecto se apreciaban los resultados del primero en la experiencia y en la implicación de las personas. Los jóvenes estudiantes, alumnado del Liceo y del Colegio de Sebigare, se implicaron mucho en el proyecto haciendo charlas para sus compañeros y lo mismo ocurrió con las Asociaciones de Mujeres.

Aprendí que trabajar en equipo siempre es mejor. Cada día veo la nueva cara de mi pueblo en el camino hacia el desarrollo, porque lo cierto es que cuando uno está aquí puede aportar mucho allí, pero no hay que olvidar que las y los senegaleses que viven en Senegal también trabajan mucho por el bien de su Comunidad. Les falta son medios y sin nuestra cooperación no pueden recibir la formación que les es tan útil en su trabajo.
El Ayuntamiento de Sebikotane no tiene como organizar formaciones ni jornadas de sensibilización, pero siempre nos apoya incondicionalmente en todo lo que proponemos.

Quiero dar las gracias al Ayuntamiento de Zaragoza y a Médicos del Mundo por haber podido llevar a cabo estos proyectos con éxito. También quiero dar las gracias a las personas voluntarias que han colaborado en el proyecto sobre el terreno y han tenido la paciencia necesaria para aguantar reuniones interminables.


Coordinándonos, la Asociación de Nativos de Sebikotane en España, Médicos del Mundo y la gente de allá, con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza, conseguimos sacar adelante un proyecto que contribuirá a mejorar las condiciones de vida de un pueblo entero: Sebikotane.

                                              Amadou Dijiby, logista en Senegal.


No hay comentarios: