Emergencia en el Mediterráneo.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer



Este Viernes 25 de noviembre es el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra  anualmente en memoria de las hermanas Mirabal.

En lo que llevamos de año, 61 mujeres han sido asesinadas en España por la violencia machista.  La violencia de género está considerada en nuestra legislación como una “manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, que se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”. Ésta comprende “todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad”

Además, la ley establece “medidas de protección integral cuya finalidad es prevenir, sancionar y erradicar esta violencia y prestar asistencia a sus víctimas”.

Consideramos que, para conseguir esto último, una de las herramientas más importantes es comprender a la mujer maltratada, sus miedos y temores. Por un lado, se necesita más apoyo moral por parte de las instituciones y de la sociedad, puesto que, en muchas ocasiones, los maltratadores son personas con mucho poder psicológico (aunque en ocasiones sea tan solo un instrumento para ocultar sus propios complejos) y que, por lo tanto, son capaces de hacer sentir muy débil a la mujer, que puede llegar incluso a creer que su pareja es necesaria casi hasta para poder respirar.

Desde las instituciones, asimismo, debería fomentarse un mayor apoyo a las mujeres. En muchas ocasiones la justicia desampara a la mujer, creando la sensación de que no es suficiente que se le dañe psicológicamente y/o físicamente. Un dato del 2010 es contundente: “el 41,6% de los juicios a maltratadores acabaron en absolución”. Esta impresión, acompañada por el trato que se recibe a veces por parte de la policía, puede acrecentar todavía más el estado de humillación que supone el hecho de que un hombre te “ponga la mano encima”.

Estas situaciones, sumadas al miedo, llevan consigo la retirada de muchas denuncias por maltrato. De hecho, el 90% de las citadas absoluciones “se han producido porque la mujer, en el último momento, no se atreve a declarar”. Es por esto que consideramos que se debe arropar más a las mujeres maltratadas y comprender su situación.

No debemos olvidar que la equidad de género es un derecho humano fundamental que implica la prohibición de discriminación de las personas sobre la base de su sexo. Por esta razón y tal como reza el Artículo 1 de la CEDAW, según el cual la expresión “discriminación contra la mujer denotará toda distinción, exclusión a restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera”, debemos seguir trabajando y luchando por una sociedad donde los roles y características asignadas al hecho de ser hombre o mujer se evaporen y, en consecuencia, desaparezcan esas desigualdades que perjudican notablemente los derechos de las mujeres.
 
Grupo de Educación para el Desarrollo de Médicos del Mundo Aragón. 

No hay comentarios: