Emergencia en el Mediterráneo.

jueves, 6 de marzo de 2014

Exposición fotográfica y debate de Médicos del Mundo en Huesca


 Casi medio centenar de personas se acercaron al Centro Cultural del Matadero, en Huesca,  para participar y debatir en la jornada "Infancia y Derechos Humanos frente al fenómeno de la Mutilación Genital Femenina".

Primero se proyectó el cortometraje Bref, que acercó las vivencias y testimonios de mujeres africanas que habían sufrido la mutilación genital. El acto continuó con las palabras de Margarita Alfaro, Representante de Médicos del Mundo Huesca, y terminó con la exposición de tres voluntarios. Ese  fue el marco que acompañó a la exposición fotográfica “Un viaje con compromiso: el valor de la prevención en la lucha contra la Mutilación Genital Femenina”.

Una de las exponentes, Pilar Nguema , asegura que "las personas que lo practican no lo hacen para perjudicar, para hacerles un daño a las niñas,  son realizadas para protegerlas y beneficiarlas socialmente por  lo tanto en los sitios donde se lo practican, en las zonas donde está esa cultura, una mujer mutilada es una mujer simple y pura. Es una mujer que tiene el índice de fertilidad muy alto, un bien preciado para las africanas, conserva la virginidad, la fidelidad, la paternidad de sus hijos".


"Es una práctica que vulnera los derechos de la mujer, de las personas" Comenzó diciendo Pilar Nguema, mediadora intercultural de Médicos del Mundo en Huesca.


 
"La suelen practicar las mujeres mayores de la comunidad, son bastantes respetadas. Suelen llamarlas "curanderas" y es una actividad que suele transmitirse de madre a hijas. Se realiza a las niñas desde los pocos meses de su nacimiento hasta los catorce o quince años."

Estas prácticas se realizan por varias razones que están muy arraigadas en las comunidades africanas: religión, pureza, costumbre, virginidad y paternidad, son los principales motivos.





"Normalmente las complicaciones en las prácticas de mutilación genital no son informadas ni investigadas, simplemente se le asigna culpa a la mujer, la suerte y los espíritus.  Quien la practica es una mujer de peso y reconocida socialmente, no se le cuestiona el procedimiento de dichas prácticas y la mujer mutilada carga con todo el peso de las complicaciones.  Lo mismo ocurre cuando ésta muere debido a la(s) falta(s) de higiene en el lugar".

Magali Pedraza, Trabajadora Social y voluntaria de Médicos del Mundo Huesca, expuso tanto los tipos de prácticas como las complicaciones que conllevan. Dichas complicaciones conllevan un sufrimiento físico y psicológico a las niñas a corto, medio y largo plazo. Hay casos de muerte por shock o desangrado, esterilidad y problemas en la menstruación.

"Las condiciones en las que se suelen realizar son muy peligrosas, los instrumentos utilizados son riesgosos para la vida de esas niñas. Muchas veces estamos hablando de trozos de vidrios, tijeras y cuchillos, de hojas de afeitar, todos estos elementos tampoco están esterilizados y son prácticas que se realizan en rituales y en sitios no seguros", afirma Magali Pedraza.



Amadou Djiby Dia, Mediador Intercultural de Médicos del Mundo Aragón, compartió experiencias sobre las acciones que realiza Médicos del Mundo en estas situaciones, en hospitales y centros de salud. También sobre el marco legal y las leyes que exigen a los padres de las niñas  (a) protegerlas cuando viajan  a su país de origen. "El marco legal es muy importante para brindar seguridad a los padres cuando deciden viajar a África."

No hay comentarios: