Emergencia en el Mediterráneo.

domingo, 1 de febrero de 2015

6 Febr./ Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina.

El próximo 6 de febrero celebramos El Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina y por ello hemos querido entrevistar a nuestra compañera BAI SANDAY CEESAY.
Bai desarrolla con nosotros su trabajo como mediadora en el programa de prevención de la MGF.



Cuando llegó a España tenía un deseo, colaborar con Médicos del Mundo. 
Todo comenzó mucho antes, cuando en su país de origen Bai conoció como la organización hacía programas de prevención de la MGF y le picó el gusanillo.
Ya en Zaragoza, empezó a colaborar con nosotros en el área de prevención de la Mutilación Genital Femenina y como ella dice, ahí se quedará hasta que la echen. 

Le gusta la labor que hace Médicos del Mundo y además siente que aprende cada día un poco más.
-“Yo era muy pudorosa, tenía miedo de todo, aquí han tenido una gran paciencia y un gran cariño hacia mí”.

 
 ¿Cuál es tu labor en nuestra organización?

 Soy voluntaria en el área de Mutilación Genital Femenina. Participo como mediadora. 

¿Cuál es la función de una mediadora?
Mi función es ayudar a las mujeres africanas que llegan a Zaragoza embarazadas. Son mujeres que  paren en nuestra ciudad y que han sufrido mutilación genital en sus países de origen. Los hospitales con los que la organización tiene acuerdos llaman a la sede de aquí y nos avisan de que tienen pacientes con estas características.


Y cuando llegáis allí, ¿qué os encontráis?
Con situaciones muy variadas, la mayoría han sufrido la MGF. Hablando con ellas es como conseguimos saberlo, hay que tener paciencia y hablar en el mismo idioma. En ese momento es cuando les proponemos que hagan los talleres y cursos sobre prevención de la MGF que hacemos en Médicos del Mundo Aragón.

¿Cuál es el objetivo?
Fundamentalmente prevenir la MGF en sus hijas. Cuidamos de sus hijas, ellas ya la han padecido. Nos produce pena pensar que hay muchos casos de MGF.

¿Cuál es el arraigo a esta práctica?
 Está en la religión. Dotan a la mutilación de una justificación puramente religiosa y no es más que la evidencia de un rol machista.  Además, tiene un componente ritual y comunitario de reproducción de roles.

¿Cuál es la actitud de las mujeres que la han padecido?
Al principio lo aceptan como algo normal. Tienes que darte cuenta de que allí no se habla de estos temas. Cuando ellas llegan a occidente y reciben información se dan cuenta de que la religión no es excusa para practicarla. Esta tan inculcado en su sociedad que ni siquiera son conscientes de ello.

Y, ¿cuál es la actitud de los hombres?
Sus maridos no quieren que sus mujeres hablen con nosotros/as. Hay muchos prejuicios culturales. Se lo toman como algo personal, como si les fueras a cambiar las costumbres. Para que esto no tenga consecuencias, nuestro grupo les decimos que les cuenten a sus maridos lo que hacemos. De esta manera, ellos no se sienten excluidos y no se dejan llevar por lo que dicen los demás.

¿Qué hacéis en estos cursos y talleres?
Trabajamos desmontando mitos. Les enseñamos realidades, como fotografías de genitales mutilados y no mutilados. Les hablamos de las consecuencias que tiene la mutilación: infecciones de orina, problemas en el parto e incluso SIDA. Es horrible su propagación porque muchas niñas son cortadas con el mismo cuchillo.

¿Hay mujeres que se rebelen ante ello?

 Se rebelan de manera silenciosa. Conozco un caso, una vez una mujer que había sufrido MGF no quiso que su hija pasara por la misma situación; así que a escondidas de la familia de su marido localizó a un médico de su ciudad y le contó su situación. Este médico por suerte quiso ayudarla y cuando fue a realizar la amputación le hizo una simple cicatriz a su hija para que pareciera que había sido mutilada. Como ya he comentado, allí es toda una celebración así que esta mujer propuso al resto, para que no la descubrieran, que sería ella quien cuidaría de su hija en lugar de su abuela. Así nadie se enteraría de lo sucedido.

¿Y qué pasó?  

Lo consiguió, le dio a su hija una vida diferente. Llegó a España y le proporcionó una vida completa como mujer. 

Bai se siente una mujer afortunada por todos los límites que ha superado y agradece haber encontrado a personas que junto a ella hacen esta labor imprescindible en la lucha contra la MGF. Nosotros también.

Muchas gracias por tu dedicación Bai y por esa sonrisa que seguro te abre muchos corazones.

No hay comentarios: