Emergencia en el Mediterráneo.

miércoles, 24 de abril de 2013

"Estancia en Sebikotane" por Beatriz Salas, voluntaria desplazada a Sebikotane, Senegal



 

 

Llegué a Senegal hace 4 días y tengo la percepción subjetiva de llevar mucho más tiempo. Todo es muy distinto, las estancias de este tipo siempre se viven muy intensamente, el tiempo pasa rápido pero a la vez suceden muchas cosas y quedan retenidas numerosas imágenes en tu retina.

Mi integración ha sido fácil y rápida. No es la primera vez que vengo a África occidental y esto es importante para la adaptación. Pero todo el mérito de mi rápida integración es  gracias a la presencia de Amadou, impulsor de la iniciativa. Forma parte del proyecto y se ha convertido en mi tutor, profesor de wolof, guía, consejero y mi ángel guardián.

Tiene una capacidad de socialización increíble en el pueblo, todo el mundo le conoce y le respeta. En Senegal, tener empatía y capacidad de comunicación es muy importante, y si dios te ha concedido este don, serás respetado y querido por toda tu comunidad. Este es el caso de Amadou.
Como siempre voy acompañada de él, todo el mundo me respeta a mí también y así marcha todo sobre ruedas.

Soy una Tubab (persona blanca), pero la verdad es que no me considero como tal. Como alrededor de una mesa, todos directamente de la misma olla, incluso con la mano, bebo agua en bolsitas refrigeradas a modo de porrón,  saludo en Wolof y acompaño en los rezos antes de comer y antes de la clase (sea cual sea tu creencia, el respeto hacia sus rezos y su religión es crucial). Hasta me han puesto nombre senegalés. Me llaman Docterur Asisatu Salas. Durante un tiempo, Beatriz, pasó a la historia.

Aun así me diferencio del resto en que los niños me persiguen y me saludan, mis hombros están quemados, tengo pecas nuevas en la cara y no visto estos atuendos tan espectaculares de dos piezas acompañados de su musur (tela a juego con el traje que enroscan en la cabeza con una lazada).

Aquí las mujeres son impresionantemente guapas. Da igual los recursos que tengan. Da igual la edad y el lugar que ocupan en la sociedad. Sus andares son señoriales. Tienen la palabra firme con una marcada pronunciación, lo que les convierte en personas muy distinguidas.

Hoy ha empezado mi tercer día con el grupo de formaciones comunitarias.
Nuestros alumnos son Badjenu Gox y Relais. Son gente de referencia en los distintos barrios y pueblos adyacente. Sin formación sanitaria pero con gran capacidad de comunicación y de alerta cuando ocurre algo que perturba la salud comunitaria.
También vienen los responsables de los puestos de salud de los pueblos de Yeba y Ndoyen, contiguos a Sébikotane. Estas figuras tan importantes en la sociedad, no están remuneradas por el estado. El trabajo que desempeñan es básico y fundamental, sin embargo, sólo los comités de salud pueden remunerarles, con una cantidad minima y ni siquiera la tienen asegurada todos los meses.
Evidentemente esto provoca desmotivación en el personal y los agentes de salud y la consecuente decadencia del sistema sanitario.

En estos tres días y gracias a las formaciones hemos podido comprobar como la motivación de estas personas va creciendo día a día. Las formaciones son muy interactivas, todo el mundo aporta experiencias personales y preguntan mucho.
Como son formaciones de carácter comunitario,  se imparten en una mezcla entre wolof y francés.
Hablamos sobre salud sexual y reproductiva, sobre los riesgos de la maternidad precoz y sus complicaciones, planificación familiar. Sobre los controles prenatales, natales y postnatales, complicaciones de dar a luz a domicilio y trabajo de parto prolongado. Enfermedades de transmisión sexual, prevención y manera de actuar. Problemas de infertilidad femenina y masculina. Problemas de erección y cómo abordarlos. Violencia de género y equidad de género. La mutilación genital femenina ha sido un tema crucial, con bastante debate pero yo tengo la sensación que las ideas básicas han sido recibidas y comprendidas.
Los esquemas se escriben en folios grandes en la pared y se cuelgan por toda la clase a modo de mural. Cada día repasamos los puntos clave del día anterior.

Tenemos pocos medios: a cada integrante se le surte con un lápiz, goma, sacapuntas, cuaderno cuadrícula, carpeta y bolígrafo, para toda la semana de formación.
Todos cogen apuntes con gran interés, y prestando mucha atención.
Incluso, después de comer, cuando ya llevan 6 horas de formación, se intenta hacer la clase más amena con videos documentales sobre Mutilación Genital, de reparación de fístulas vesico-vaginales, siempre sin perder el carácter pragmático de la formación.

Además estamos gestionando una partida de medicación con la Farmacia Nacional, para repartirlos entre los distintos puestos de salud, según necesidades.

Desde mi punto de vista el proyecto gracias a Médicos del Mundo y al Ayuntamiento de Zaragoza, está siendo todo un éxito.



No hay comentarios: